Zoe en el Grec

Esta mañana tenía muchas ganas de hablar de 2 temas, y pensaba hacerlo aquí:

1. La intuición y 2. El día del shooting y como me sentí ese día ya que todo fue muy especial. Y me he dado cuenta que ambos están relacionados entre sí , así que perfecto, a fluir.

Yo había planeado un shooting meses atrás con 5 mujeres en interior. Pero nada, en este año donde todo es » abrirse y adaptarnos al cambio», el concepto se cayó por seguridad debido al covid. No quería poner a nadie en una situación de riesgo. Tenía preparado, como siempre hago con Marta de @umamibrands, un documento previo, que mostraba el concepto, tipo de fotos, referencias etc.. Me encanta este previo. 

Así que hablé con Marta y dijimos, pues lo hacemos en exterior, menos riesgo y Zoe sí tiene como valor, la naturaleza y el respeto hacia ella. Y a mí,  me vino muy clara la imagen de una pared de color piedra jugando con tonos ocre y arena. Mi colección ya tenía mucho color tierra, pues me ha encantado trabajar este color, en una estación como el Otoño ( tierra, raíz)  Y dijimos ok, pues buscamos. Encontramos una playa que nos gustaba y  empiezo a imaginar los vestidos allí.

En la fecha marcada, sale la medida de restricción de municipio, así que era imposible ir. Ni Marta ni yo nos hundimos, pero si nos rendimos….en el sentido de entregarnos 100% a lo que era el presente y decidimos no planificar más y confiar en que saldría el día que fuera y estaría bien fuera lo que fuera. Soltamos control y confiamos. Qué bonito este salto juntas al recordarlo. 

Un día, así de repente, recibo un mensaje  de Marta que decía  » Sandra , tengo el lugar «, me envía una imagen ; El anfiteatre del Grec.  Y de pronto, todo mi interior se enciende y lo veo todo, veo mis Kimonos, el lugar, el vestido Eva, al que yo siempre le he adjudicado esta frase » te sientes como una Diosa griega» . Y recuerdo que en ese momento entendí porque todo había sido así. Era aquí. 

 

Quedamos un lunes, tengo migraña menstrual, y aquí si decaigo…entre el dolor y el tercer cambio me siento agotada. Pero entonces es Marta la que saca la  fuerza y me dice : » No te preocupes, saldrá, lo haremos». Gracias Marta, ese día fuiste una gran luz.

El día siguiente me levanto súper bien, como si nada del día anterior hubiera ocurrido, y vuelvo a sentir ese fuego en mi interior. Llamo a Marta, ella tenía su agenda y planes claro , pero yo tenía tanta certeza… que le dije  » Marta es Hoy! Sé es Hoy «, Ella me respondió ;  vale ! pero tenemos sólo 3 horas? ( ella tenía ya la tarde montada) y yo pues perfecto, bienvenidas sean.

En 20 minutos y con mucha fuerza interna, casi me llevaba ella a mí, me pienso los conjuntos y cojo los vestidos,  los zapatos ( sólo un par, me encanta Zoe descalza), los kimonos, los doblo bien y meto en 2 bolsas, pensando que en el Grec, una maleta quizás podía ser raro….

Me ducho , me veía bonita, respecto al día anterior a poco ya me parecía bien ;). Y pienso, me maquillo? Y aquí me ilumino y pienso ; no , voy a hacer un ritual de belleza, pues si yo me siento hidratada, natural, femenina, bonita por dentro se verá por fuera. Cojo mi Kit que Mar de la @marietacosmetica que me preparó con mucho cariño el día que fui a su tienda y tal cual Cleopatra (me río, pero es verdad que un poco me sentía así) me preparo ; una exfoliante de sal suave, con un olor maravilloso, contorno de ojos , crema hidratante, y mi serum mágico. Todo cosmética natural 100% y sólo un poquito de polvos tonos rosa y dorado que Mar me había recomendado y yo que soy anti maquillaje, al ver los tonos, me animo y digo venga sí Sandra. Lo disfruté un montón. Gracias Mar!

Y por fin llego allí…. Veo a Marta y Mónica y les doy las gracias por decirme que sí y vamos al lío. No os lo vais a creer pero jamás había estado allí, sólo lo había visto en fotos. Y claro, veo aquella belleza, prácticamente nadie más que nosotras, el anfiteatro medio en sol , medio en sombra, con su piedra antigua, preciosa, el foro, la naturaleza y maravillada miro a Marta con una sonrisa enorme y le digo, madre mía…Agradezco..cierro los ojos, un segundo y doy las gracias antes de empezar. El Sol me acarició mientras los cerré. 

Empezamos, al principio estaba extraña, asustada quizás por las expectativas, respecto al otro shooting y al ser yo la única que iba a ser fotografiada = expuesta. Imaginé 5 o 6  mujeres conmigo y al final era yo. Yo sentía hacer lo que fuera por Zoe y mostraros una colección, que de verdad he hecho desde el corazón y me ha hecho sentir muy llena y mucha belleza también y quería algo especial para que así lo sintierais vosotras. Al llevar mis piezas  y con las fotos también. Amo sentir en imágenes y qué mejor que ellas de la mano.

Y no sé muy bien como, el conjunto de todo lo contado, hizo que el miedo se me fuera de golpe,  y salió fuerza y presencia en mí y me dije » Venga Sandra y sobretodo disfrutemos este momento» . Marta era quién estaría conmigo en todo ese camino por recorrer y me daba tanta confianza.. Sabía le pasaría o le estaba pasando lo mismo que a mí, que se emocionaría con tanta belleza por todas partes y como siempre, captaría la esencia de Zoe. 

Empezamos con los pantalones Laura (novedad), al inicio siempre cuesta un poco conectarte, pero llevaba unos zapatos preciosos y  tenía clarísimo iban con los Laura y así jugamos sentada, de pie, y ya me empecé a sentir cómoda. 

Y entonces quise ponerme un vestido que era perfecto para el lugar pero que no sabía al crearlo, el Diana en crepe de flores otoñales. Una joya para mí. En mi ritual de belleza, me había pintado las uñas de los pies, y como no hacía frío dije pues empezamos así , sin nada que lo cubra. En su esencia. Y camino y conmigo , el vuelo del vestido y Marta detrás. Recuerdo subir por las escaleras, llenas de flores violetas secas por el suelo y musgo verde. Y ahí , justo en ese instante, me conecté o fusioné con Zoe y me entregué por completo a la sesión. Y apostaría que para Marta fue el mismo momento. Ya la conozco cuando disfruta la imagen que ve 😉 .  Todo fluyó. Tan bonito..

No sentía que estaba posando , sentía ; feminidad, conexión, presencia, ligereza, vuelo, pies, sentir, Vida!

Y así , hasta que llegamos al famoso Eva en satén negro  y entre sol y sombra, paseando de a un lado a otro, acariciándome el pelo, recogiéndolo, haciendo volar los brazos, no sé , lo que me venía , me sentí no sé si como una diosa pero si me sentí mágica y al mismo tiempo yo misma, visible y sin temor a serlo. Presente y presencia. La mía , la de Marta, la de Mónica y todo para vosotras.

Gracias @umamibrands por vuestra entrega, sumaros a mi intuición y por ese detalle y magia que tienes Marta captándome desde mi más pura esencia.

Os lo quería contar, a vosotras , quienes me estáis apoyando en este proyecto de vida en el que he apostado, porque hablando desde el corazón es como me habéis conocido, por un mismo sentir y vibrar, y por ello sé, os gustará saber como sucedió y de algún modo sentir que allí , también estabais vosotras.

Que la disfrutéis!

Namaste, Zoé

PD: Hoy es 14 de Noviembre y sólo he visto una foto, la de cabecera, ninguna más, las espero con ganas. Por cierto, en el fondo del teatro, había una pared de piedra, tal como la había imaginado. 😉