Yo no soy creativa

Has dicho alguna vez esta frase? La dirías ahora? Yo la dije muchísimas veces..

Hoy es 16 de octubre, es otoño y desde junio muchas mujeres habéis pasado ya por aquí, mi hogar y showroom, o habéis hablado conmigo para un Kimono o simplemente me habéis descubierto por Instagram. Pero seguramente, os han atraído mis prendas, mi estética en primer lugar y con ello, mi creatividad? Luego ya ha entrado el conocernos y ahí ya se juntan más cosas, como un interés conjunto, una vibración, un sentir parecido… algo así?

Y no sé si sabéis que yo jamás había diseñado una colección, ni hecho un Kimono, ni un vestido… nada de nada. Ni coser un botón, de verdad, un desastre. Mi mundo era otro completamente distinto.

Era Directora comercial de marcas de Moda, y sí, me encantan los clientes ( las personas humanas) y me gustaba mi trabajo, y esa parte , por suerte, y porque soy así ya de natural, la he podido sumar a Zoe. Pero en ese ámbito mi alma no era feliz, a pesar de tener una posición de éxito profesional y reconocimiento, yo sentía un vacío interno enorme. Sobretodo porque cuando estás a ese nivel, o al que sea, pues es un problema general de la sociedad, vales tus resultados y qué clase de criterio de felicidad es ese?

Así que yo me sentía un bicho muy raro en ese mundo a la vez que sentía que yo no había venido a este mundo a vivir y promover un consumismo no sólo innecesario sino dañino. Un consumismo que implicaba explotación aquí y allá, en países que dada su economía no podían defender un derecho digno, un trabajo y condiciones dignas.

Por mi parte, yo me había creído que valía mis resultados. Muy auto-exigente y perfeccionista trabajaba un sinfín de horas, viajaba por medio mundo, y no tenía tiempo para mí ni los míos….Esto seguro os suena. Trabajo-Casa-Trabajo.

Pero con recién cumplidos 33, me sucedió algo que cambió todo. A mi padre le habían detectado un cáncer. Mi padre, mi pilar, guía y corazón para mí. Se te cae todo tu mundo, nada tiene sentido. Sólo la vida vivida, lo simple, lo compartido, el amor, el tiempo.

Tras 2 años de duelo tomé la decisión de dejarlo todo. Todo ese mundo no era yo. Por supuesto me cuestionaron, tu carrera? Donde has llegado? Qué vas a hacer? Es un error…

Pero yo había vivido la vida y la muerte muy cerca, tan cerca, que nada ni nadie podía cambiar lo que era certeza en mí. Ahora y cómo respeto a la propia vida y a la de mi padre, tocaba vivir… trabajando cómo no, pero de un modo muy distinto. No sabía qué ni cómo, pero tenía la certeza interna que encontraría otro camino.

Y por dónde empezar? Qué le gustaba a Sandra? Qué podía hacer Sandra? la nueva, por decir. Nunca lo había revisado bien en mí. Creativa? No para nada, es lo que me decía. Así que empece a descubrirme. Probando, buscando. Me inscribí a mil cursos : cocina, terapia energética, aromaterapia, danza emocional, reiki, cerámica yo que sé cuantas cosas hice. Pero me gustaba. Eran nuevas partes de mí y descubrirlas fue un bello viaje. Y lo mejor, fue no vincular nada a un resultado ! Se podía hacer! Podía hacerlo sólo por puro placer. 

Llegar a la creatividad y a mi proyecto actual, no fue fácil. No sabía hacia donde dirigir mis dones sin esa exigencia extrema vivida y tanta ambición a mi alrededor. Pero hubieron 3 experiencias que cambiaron mi vida por completo y que me llevaron hasta hoy. Con todas ella, algo que veía lejano en mí ; La Creatividad. 

  • Me compré mi actual casa en Gracia, sólo vi las baldosas y me enamoré, vi la luz de la tarde, el piso hecho un desastre pero yo lo imaginé, vi una isla de cocina, y yo cocinando y mis amigos alrededor con una copa de vino, armonía, belleza, hogar, felicidad…. Y así dije sí, lo tiré todo abajo, y detalle a detalle lo hice todo yo con un equipo de obras y un arquitecto. Yo con dibujos, fotografías y mi forma de mostrar un sueño. Una casa, que me reflejara. Hoy no puedo estar más feliz de este hogar creado con todo mi amor.
  • Me apunté a un viaje fotográfico en grupo a Marruecos, mi primera cámara ( no iphone) y yo sola, no conocía a nadie. Eran todos súper majos pero hubo un momento que se me quedó dentro para siempre. Alvaro Sanz @expedicionpolar, el profe, nos dijo ; » venga ahora, solos con la cámara y a correr, pillar la luz, el momento, dejaros sentir, y click! Atreveros!» Estábamos en el mercado , miles de colores, especies, luces, contraluces, calles y baldosas de mil colores, íbamos siguiéndonos, pero nos perdíamos, cada uno capturado por una imagen. Recuerdo como mi cuerpo estaba apasionado en la búsqueda, feliz!. Mi primera relación próxima con crear en imágenes. Me encanta. 
  • NY. Conseguí un trabajo en MKt en Barcelona. No tenía ni idea , era mi primera vez pero por suerte y la que sería mi jefa, lo conseguí. Yo tenía 38 años y era la mayor dentro de un grupo de jovencísimos estupendos super creativos.Qué vergüenza pasaba al principio. Mi jefa decía ; «hoy, brainstorming» y yo os juro que me moría, era como, no tengo ni una sola idea, y como me haga hablar, me da algo.. Poco a poco aprendí y se me pasó el miedo.. Yo llevaba MKT USA desde Barcelona, y la persona que lo llevaba se fue, y me dieron el puesto a mí. A mí?!!  Me iba a NY, pero a vivir y trabajar allí! Había pedido ese sueño a los 18 años, y el universo siempre sabe cuando es el momento. Fue uno de los años más increíbles de mi vida y el más creativo sin duda. NY fue la gran semilla, me cambió. Pasé de pensar que la creatividad no era para mí a no sólo verla por todos lados sino que empece a verla en mí, en mi modo de vestir, de trabajar, de crear, de fotografiar, y de vivir! Nunca me sentí tan libre ni creativa como ese año. Y ahora que me lees claro :). 

Después vinieron más experiencias y el impulso final para Zoe, en el 2019. Un año gestándolo en mí. Dejando que todas mis experiencias maceraran. 

Y el mensaje que quiero trasladaros con este post no es, que lo dejéis todo para dedicaros a algo creativo. Mi mensaje principal es : «Cuestiona todo aquello que te limite, sea porque te lo dices tu, sea porque te lo dice el otro, sea por la sociedad y sobretodo por el miedo».

El miedo nos quiere siempre en un mismo lugar.

Mis circunstancias hicieron que me hiciera muchas preguntas. Y contestarlas sin mentirme.  Y fui probando , y retando el » Tu eres esto Sandra» .

Pues no, somos un millón de cosas, y buscando, aprendí a tener mucha paciencia, a escuchar a mi corazón y cuerpo, a mi intuición, y a atreverme a hacer algo mal y no importarme. 

Y qué si lo haces mal pero lo disfrutaste?  Porque el disfrute te lo llevas. Y aprendí que todas , absolutamente todas las cosas que vas probando, aciertos, errores, trabajos, cursos, todo sirve, aún no lo sepas hasta bien al final. 

Así que si piensas y tienes ganas de probar nuevas versiones de ti,  aparta los «NO» que te pones o te ponen y cámbialo por un » Y si… «lo pruebo, y si, se me da bien esto…y si hay más posibilidades, más partes de mi , que ésta que parece inamovible… Te aseguro te sorprenderás mucho de todo lo que ya está en ti….aunque te suene raro, sí, ya está en ti 😉

Con amor, Zoé.