¿Permiso o culpa?

Ayer os pregunté en relación a mi nuevo proyecto que estoy gestando para vosotras » Mujer Yin» que complementa la propuesta de Filla de Zoe, desde el adentro hacia fuera. Si la prenda tuvo siempre la intención de recordarnos un espacio íntimo con nosotras y desde ahí reconectar con el sagrado femenino que contiene toda nuestra sabiduría y que es parte intrínseca de toda mujer, ahora la idea es completarlo desde dentro. Tocando tejido. Tocando piel y así, memoria celular, creencias y pensamientos que van en dirección opuesta.

Porque esto es lo que nos va a anclar cuando llegue ese momento de cuidado y debamos escoger entre el :  » sí me lo concedo » o «no, no puedo». Sino lo trabajamos más internamente y lo convertimos en práctica sagrada no permitiremos que el propio cuerpo se vaya adaptando a esa nueva manera de relacionarnos con él, y de ahí ver cambios potentes en nuestra calidad de vida, y en nuestra reconexión con el cuerpo y la feminidad.

Seguramente en tu momento actual, ya has incorporado una nueva rutina saludable en tu vida , por ejemplo ; un día a la semana voy a Pilates…si lo recuerdas, seguramente al principio te costó, te costó anclarlo… pues tu sistema de confort te llevaba al NO… y mil excusas. Y después una vez lo conseguiste, no sólo has visto sus beneficios sino que ahora, si dudas antes de ir, seguramente te saldrá rápido el sí… o quizás ni te lo cuestiones. Serás mas complaciente.

Pues es lo mismo con el ir hacia adentro. Ir al tejido interno, piel, tacto, más allá de tener una mejor calidad de vida, nos lleva a lugares hermosos como una aceptación de nuestro cuerpo, a hablar con él, decirnos cosas bonitas , vernos bonitas y reconocernos pero poco a poco lo que vas cambiando es algo mucho más profundo y que no se ve al principio,  está en el mundo de lo invisible, del inconsciente porque lo que de verdad estamos diciéndonos es » Soy merecedora» , y por ello , ME PERMITO, me permito SER yo misma.

Si te paras un momento hasta parece absurdo, pues es que tenemos que hacer un esfuerzo increíble, para ser lo que somos, que sería lo natural. Como los niños… Son, sin más. Pureza. Así llegamos todos aquí.

Y claro, muy pronto en el camino, perdemos lo que es natural, olvidamos, que no hay que ser nada en especial, más que nosotros. Justamente porque nuestra diversidad y unicidad es nuestro mayor tesoro, así en nosotros, así en el mundo. Y me pregunto ¿ si como ya sabemos, hay un principio y un final…., por qué? no aceptarnos plenamente y hacerlo lo mejor que podamos. No se requiere nada más. Ya sabemos nadie es perfecto, que nadie tiene una vida perfecta, que las películas son eso, películas , que vamos a vivir constantes cambios y experiencias buenas y malas… y que hemos venido a aprender. Y está bien. Porque si nos lo permitimos…. también estamos aquí para gozarnos, para disfrutar de este regalo llamado vida que tenemos y podía no haber sido así.  O podría ser en muy peores condiciones sólo por el hecho de nacer en un lugar o en otro.

Yo sé que esto que os estoy diciendo, no es nada fácil de llevar a la práctica, pero con conciencia y compromiso el cambio es posible. Y mi experiencia que ha sido de un enorme «NO permiso» a » MEREZCO, me permito»  ha sido un camino largo pero que muy largo pero que me ha traído algo que es lo que me motiva hoy a escribir estas reflexión para vosotras ( y a la vez me lo recuerda a mí) ; me ha traído PAZ y LIBERTAD. Estoy tranquila con quien soy. De hecho , orgullosa. Me gusto. Me gusta Sandra.

Una vez sueltas el famoso » ¿qué esperan de mí, qué debo ser, a quién debo agradar?» aquí nuestro permiso da un giro de 360º.

La frase que más me sirvió  : «Prometo serme fiel a mi misma». Y sabía que me costaría pues llevaba toda una vida desde la adolescencia, intentando gustar al otro. ¿Resuena verdad? Nosotras lo último….. aquí lo importante es el otro….. y así nos perdemos, así nos vaciamos, así nos desconectamos de nuestra fuente hermosa y de nosotras.

¿Cómo llegué a esa frase? Dándome mil tortazos… ya sabes..» O evolucionas, o repites» porque no, no nos vamos a sentir bien, haciendo por agradar, o haciendo algo en lo que no creemos, o diciendo sí , cuando nuestra alma, (y lo sabemos….. ) dice No. Y nuestra alma, no va a parar de recordárnoslo.. es su cometido… está siempre a nuestro favor…

Y creo que un día me di cuenta de que le estaba dando la espalda, y no me gustó…. mis relaciones personales no iban bien, la mía interna tampoco y estaba exhausta por agradar. Y mientras tanto, mi cuerpo acumulaba ira por cada NO que me daba, por cada parte de mí que no era verdad….. ¿Por qué? Por miedo a perder al otro. A ser » reconocida», amada, no sé..

Y por perder al otro, nos perdemos a nosotras….Así es. Así fue.

Dos frases interesantes que me dijeron en su día y funcionan , ¿ a ver qué os parecen?

  • A no ser que seas tu mismo, no serás nadie
  • Si pretendes agradar a todos, acabarás no gustando a nadie

Y ahora, esto, aplicado a cómo reacciona nuestro cuerpo ; si hacemos una cosa que en realidad no queremos hacer pero callamos, o no nos concedemos etc.. el cuerpo tendrá que fabricar una cantidad de energía increíble para llevarte a ese lugar. En el caso contrario, nuestra energía fluye y no hay desgaste.

Yo ahora a mis 47 años, fruto de no haberme permitido ser, de reprimirme sobre todo, en la alimentación, mis deseos, mi mostrarme al mundo… mi cuerpo tiene secuelas… de cansancio… de falta de energía.. y en parte es porque me pasé en mis mil trabajos estresantes desde los 25 pero también porque NO me di el permiso de ser, de vivir conforme a mi sentir.

Empecé a dar ese paso , a los 35  muy poco a poco…. y realmente desde los 43 que puedo decir que dije basta y empecé a caminar en dirección hacia mí. Tomé decisiones muy incómodas, en pareja, trabajo, vida, dinero…y escuché muchos miedos internos y externos, también perdida de amistades… pero era yo! Y me sentía tan bien, tan libre… y orgullosa de esa felicidad..Buscamos y Buscamos … y es más fácil de lo que creemos.

Yo no tengo llave secreta, ni he hecho nada heroico… sólo me harté y decidí tomar un compromiso real conmigo, cogí la responsabilidad.

Es normal que hayamos heredado el no permiso, o la culpa o la desconexión con nuestro femenino, que son las respuestas que más habéis dado cuando os pregunté, «¿qué tema os gustaría que tratara en » Mujer Yin? «. Acaso hemos visto a nuestras abuelas o madres ( linaje directo) cuidarse? ¿tomarse un tiempo para ellas? O vivieron una guerra o vivieron la incorporación de la mujer en el mundo laboral ( duro) . Nos tuvieron pronto, mi madre a los 23, ¿los 23!? Trabajaba, se sacó oposiciones ( mi abuelo no le dejo estudiar la carrera que era su anhelo) y era madre.

Y no sé , creo que ahora, con todo lo que ya sabemos, con el camino que ellas recorrieron por nosotras, con el que estamos recorriendo, porque si estás aquí leyendo esto, estás ya en el cambio,  tenemos mucho a favor para caminar en dirección a nosotras , y esa dirección es hacia dentro, es circular, es Yin!, es recibir! es merecimiento! y con esa consciencia, y sin ninguna culpa por no haberlo hecho antes ( ¿quién nos enseñó?) ahora sí podemos tomar ese compromiso.

Ese SÍ a la vida, ese SÍ a nosotras enteras, ese SÍ soy merecedora. Y eso, cambiará el resto. Y no , no hay vuelta atrás… habrá días que fallaremos y volveremos un paso atrás o dos pero nos recolocaremos, porque se va quedando en nuestros tejidos, las nuevas costumbres, las nuevas palabras bonitas a nosotras, nuestros cuidados… y cada día ese SÍ cuesta menos….

Volver a la fuente..¿No está muy lejos no? ¿Quizás vale la pena adentrarse? ¿ Quizás nos toca ese sí?

Sí Sí Sí…¿ Qué dices tú?

Gracias por llegar hasta aquí. Vuestras respuestas así como todas las charlas que tengo con muchas de vosotras han inspirado mi reflexión y es la base de mi nuevo proyecto. Y espero poder ayudar, como siempre digo, ni que sea un poquito… Justo el primer paso, porque después, no os lo vais a creer ahora, pero no vais a necesitar a nadie. Te tendrás a ti.

Con amor, Zoe