¿Y cómo lo haremos?

Habitando tu cuerpo, habitándote entera
Con la medicina del movimiento, de los sentidos, de ablandar los tejidos internos, y así poder escucharlo, sin ruido externo. Con herramientas para que sepas drenarlo y vaciarlo para después, llenarlo de ti..
Llenarlo de amor infinito y compasión. Llenarlo de sentir y recibir. ¡Gozarnos!
Y desde allí podremos acceder a lo más profundo, porque, es allí donde aflora nuestra verdad y así libertad, medicina y paz.
Y vamos a ir hacia ella, hacia tu verdad. Porque quizás está por descubrir. Quizás sientes que ya no eres la misma.
Una piel se cae, y lo sientes, así como sientes, que una nueva se empieza a acomodar en ti.