Su diferente es Igual que tu diferente.

Que manía en querer saber todos de todo…Yo no sé su historia, su adentro, su porqué último e incluso si creo es un tremendo error, no me atrevo a decirle «te equivocas». Pero esta soy yo, pues intento no hacer lo que a mí me ha hecho daño.

Lo más puedo hacer es ampliar su mirada con otros puntos de vista, pues cuando estás dentro de tu enorme bola, la mirada es más pequeña. O invito a la escucha. «A ver que te dice el cuerpo».

Pero; “te equivocas”….. Aquí nos equivocamos todos! Y de vez en cuando, acertamos….Puro aprendizaje la vida. Y siempre te quedarás mejor haciendo lo que tu crees está bien, más allá de todo y todos.

Nos favorece a todos, sociedad e individuo respetar nuestra expresión y voluntad, y aceptar el error como normal. Sería un gran regalo para todos. Dejar el látigo a un lado. Bastante tenemos con la mente. Acaso no es del error , o de mil caídas que al final , aprendes…

Porque es entonces cuando cae la medicina de verdad y aprendes, porque entiendes, con consciencia.

Yo quiero tener libertad para expresar mi voz en mi vida y es una decisión que he tenido que tomar.

Antes, el juicio y la opinión del otro, me hacían dudar de todo! de mí entera incluso. Y eso era dependencia, sí, a cada duda, pensaba » Ay voy a preguntar a …. «Y así fui una lata más de una vez para más de un/a amig@

Ya no lo hago, priorizo lo que yo siento, aún no sepa. Escucho y acciono. Como sepa, como me vibre.

Demos valor al tiempo y a sentirnos, lo importante es que cuando decidas, seas tu entera , quien lo haga. Aún te equivoques. Pues habrá aprendizaje. Soy y somos human@s.

Escrito una tarde que sentí juicio y me dolió.

Con amor, Zoé.